Asma

El asma es una enfermedad muy común, casi todo el mundo conoce alguien que tiene esta enfermedad. De acuerdo con la OMS, no menos de 300 millones de personas, alrededor del mundo, se encuentran afectadas por el asma y se prevé que el número de pacientes se incrementará en 100 millones al 2025.

El asma afecta las vías respiratorias - los tubos que llevan el aire hacia adentro y fuera de los pulmones. Las personas con asma tienen las vías respiratorias sensibles, las mismas que se irritan en algunas situaciones. Cuando las vías respiratorias se irritan se vuelven más estrechas o se bloquean, y  pueden producir gran cantidad de moco, dificultando la respiración. Es común que el asma se inicie en la infancia, pero esta enfermedad puede afectar a personas de cualquier edad.

El asma que se inicia en la infancia frecuentemente es causada por reacciones alérgicas y algunas veces es denominada asma atópica. La tendencia a desarrollar asma puede ser hereditaria. También existe una relación entre el eczema, fiebre del heno y asma y los niños pueden tener una combinación de estas condiciones.

A medida que los niños crecen, su asma puede mejorar o incluso desaparecer completamente durante la adolescencia. Sin embargo, algunos niños con asma seguirán teniendo problemas en la edad adulta.

Aunque en la actualidad no existe una cura para el asma, esta puede ser controlada de tal modo que se pueden prevenir los ataques. La mayoría de las personas con asma que reciben un tratamiento apropiado (y que lo llevan de forma correcta) pueden llevar vidas normales.

¿Qué hacen los pulmones?

Para entender el asma y su tratamiento es importante conocer lo que hacen los pulmones.

Cuando respiras, el aire es llevado hacia los pulmones, permitiendo que el oxígeno ingrese al torrente sanguíneo. La sangre luego circula a través de tu cuerpo, llevando el oxígeno a los lugares en donde es necesario.

Al mismo tiempo, el producto de desecho dióxido de carbono se colecta en la sangre y es llevado de regreso a los pulmones. Tus pulmones expulsan el dióxido de carbono mezclado con el aire que exhalas. El aire entra y sale de tus pulmones a través de una serie de tubos o conductos, a los cuales denominamos las "vías aéreas".

¿Qué ocurre en el asma?

El asma es causado por la inflamación crónica de las vías aéreas. Los síntomas del asma son causados por el estrechamiento de las vías aéreas. Cuando tienes asma, tus vías aéreas están irritables debido a que ellas se encuentran inflamadas. Esto hace que se encuentren más propensas a estrecharse, lo cual dificulta la entrada y la salida del aíre de los pulmones. En algunas personas, esto ocurre todo el tiempo. En otras, solo cuando ellas tienen un ataque de asma.

Cuando usted trata de forzar el aire a través de vías respiratorias estrechadas puede originarse un sonido sibilante y el aumento de la producción de moco puede irritar las vías respiratorias y producir tos. Su pecho se sentirá apretado y su respiración se hará más difícil.
La severidad de los síntomas varía. Estos pueden ser leves y rápidamente aliviados mediante el uso de medicamentos o pueden ser más severos y requerir de tratamiento médico urgente y atención regular.

¿Qué causa el asma?

No se conoce cuál es la causa exacta del asma, pero ya se conocen muchos de los factores que contribuyen con esta enfermedad.

Es importante para cualquier persona que sufre de asma conocer las cosas que comúnmente pueden desencadenar sus síntomas, para que de este modo trate de evitarlos. Aquí se encuentran algunos ejemplos de algunas de las cosas que pueden desencadenar un ataque de asma.

•Resfríos y otras infecciones respiratorias
•Ácaros del polvo doméstico
•Alergias a los animales con abundante pelaje tales como perros y gatos
•Humo del cigarro
•Ejercicio
•Emociones fuertes tales como el estrés, excitación o el enojo etc.
•Aire de baja calidad o el polen

¿Qué tratamientos existen para el asma?

El asma no tiene cura, pero con el tratamiento correcto la mayoría de las personas con asma pueden llevar vidas normales. Se encuentran disponibles diversos tratamientos, los cuales a menudo se administran como un inhalador o algunas veces en tabletas.

Algunos tratamientos son para el alivio rápido de los síntomas (sintomáticos). Otros – como los esteroides inhalables – deben ser administrados de forma regular, ya sea que usted sienta o no un sonido sibilante o sienta que le falta el aire (estos son denominados preventivos).

Usted debe discutir su tratamiento con su médico, enfermera o farmacéutico, y asegurarse que usted entiende como debe ser administrado para obtener el mayor beneficio.
 
Es importante que usted verifique que conoce como debe usar su inhalador de forma apropiada - ¡muchas personas no lo hacen!

¿Cómo reconocer cuando su asma está causando problemas?

Es importante reconocer cuando su asma está empeorando para que pueda obtener el tratamiento adecuado.

A menudo el asma empeora por las noches. Una de las señales que indica que usted necesita tratamiento es si usted se despierta durante las noches o temprano en la mañana con un sonido sibilante, falta de aliento o tos.

Si usted percibe un sonido sibilante durante el día y necesita usar sus inhaladores de forma más frecuente que lo usual, usted debe hacer los arreglos respectivos para consultar a su médico o enfermera para hablar acerca de su tratamiento.

Si usted tiene un ataque que no es aliviado por sus inhaladores, y sobre todo si usted tiene problemas para hablar, usted debe buscar ayuda urgente de su médico o enfermera. Es posible que usted necesite buscar ayuda urgente para su condición en el Departamento de Emergencia (Urgencias) del hospital más cercano.

Cuando sea atendido por su médico o enfermera acerca de su asma, usualmente le pedirán que sople dentro de un pequeño dispositivo denominado medidor de flujo respiratorio máximo (PEF-medidor). Esto puede ayudar a evidenciar que tan bien se está controlando el asma. Las personas con asma pueden medir su flujo máximo con su propio medidor, esto es especialmente útil para las personas que suelen tener ataques. Esto le permitirá a usted mantener un estrecho control sobre su condición y le ayudará a advertir cuando necesite tratamiento adicional y consulta médica. Este procedimiento puede formar parte de un plan de acción, acordado entre usted y su médico/enfermera, lo cual hará que sea más fácil para usted el manejo de su asma.

Medidas de autoayuda

 
•Tenga siempre un suministro suficiente de medicamentos, estos no deben agotarse. Manténgalos siempre con usted.
•Tome su medicación preventiva de forma regular, según lo prescrito por su médico o enfermera.
•Trate de evitar sus factores "desencadenantes".
•Si usted tiene un inhalador, aprenda a usarlo de forma apropiada.
•Consulte a su médico, enfermera o farmacéutico si tiene alguna duda acerca de su tratamiento o si siente que necesita un cambio de tratamiento.

 

Updated 1 septiembre 2014